La Carta de Presentación

La Carta de Presentación 2018-07-09T09:44:27+00:00

Ya estructuraste y redactaste tu Curriculum Vitae. Ahora puedes postular al empleo que buscas, ¿o no? Aún te falta la carta de presentación.

Ese elemento es fundamental para que el empleador conozca algo más que tus formaciones, competencias y experiencia. Pero al momento de empezar te preguntas “¿Cómo hacer una carta de presentación?”. Entonces:

¿Qué es una carta de presentación para un trabajo?

Es el elemento que te va a distinguir de otros postulantes al cargo. El Currículum es formal y habla sobre títulos y diplomas. La carta laboral es la oportunidad para que des rienda a tu creatividad, para que hables sobre las cosas que te motivan y sobre cómo te ves en un futuro haciendo aquello para lo que te contraten.

Es cierto que vas a cuidar los modos, pero recuerda que la carta de solicitud de empleo tiene una cuota de informalidad. Redacta hablando de “usted” y relaja el esquema que debías mantener en el CV. Muestra respeto, pero salte de la rigidez.

¿Por qué es necesaria una carta de presentación para acompañar tu Curriculum?

Porque el empleador quiere conocerte. Quiere profundizar sobre aquello que te define como persona. Sí, por poco que sea el contenido que puedas redactar, una persona hábil en temas de RRHH, sabrá sacar petróleo de unos pocos párrafos.

Por eso es de vital importancia que tomes en cuenta nuestros consejos y los apliques en ese elemento distintivo. Solo imagina que escribes una carta de motivación para esa persona especial, ¿la harías como cualquier otro texto? Sin duda que no.

La empresa que requiere de tus servicios quiere saber que es aquello que te hace único. Recuerda que los currículos que recibe el reclutador serán todos muy similares, al menos en cuanto a formación.

¿Cómo hacer una carta de presentación?

Es normal que quieras hablar sobre ti. La tendencia generalizada a la hora de persuadir a alguien sobre cualquier tema, es hablar sobre ti ¿Pero, ¿qué pasa cuando tienes una cita y esa persona no hace más que hablar sobre ella? Te aburres.

El empleador ya sabe que, de algún modo, eres especial y que reúnes una serie de requisitos para el empleo. Lo dice tu Curriculum vitae.

Así que comenta en tu carta de presentación para CV por qué los elegiste a ellos para postularte, por qué quieres trabajar ahí y menciona qué cosas son las que admiras de esa empresa.

Velo como un gesto de humildad, como esa oportunidad para demostrar tu verdadero interés antes de esperar que ellos te demuestren el suyo. ¿A quién no le gustaría contratar personal que se interese por su empresa? Piénsalo.

Enfoca lo que dices en tu carta laboral para esa empresa en específico. Los modelos de cartas de presentación genéricos que sirven para cualquier empleo, pueden ser interpretadas como documentos que tienes impresos o preparados al por mayor.

La producción en serie no funciona a la hora de encontrar tu empleo porque no todas las empresas son iguales ni tienen los mismos valores. Indaga, investiga, profundiza en qué es lo que hace única a esa empresa y házselo saber.

Una vez que hayas escrito y dedicado tiempo a esto que te mencionamos, ahora sí vas a dedicar espacio a comentar cuál es tu propuesta de valor, ¿qué eso que le ofreces y te hace diferente?

Si no sabes qué decir respecto a ti (sucede a menudo, generalmente por temas de autoestima), haz un pequeño inventario de cuáles cualidades son deseables para el puesto y revisa cuáles posees. ¿Las tienes? Entonces dales un ejemplo de cada una. Con tres de ellas será más que suficiente para que tu carta de presentación para este trabajo cause el impacto que buscas.

Algunos consejos para escribir una carta de presentación

  • La carta de presentación laboral va en dos direcciones. Por eso, vas a hablar sobre las cualidades que ves en la empresa para la que te postulas y sobre las tuyas propias.
  • Sin embargo, deber cuidar que no se convierta en un largo testamento aburrido. Así que busca un equilibrio entre la formalidad y el respeto, pero evita palabras enrevesadas o frases cliché.
  • Cuida la ortografía con especial esmero y evita grapar la carta de presentación al CV. De esa forma, harás más fácil la labor de quien la revise.
  • Redacta el texto principal en no más de tres párrafos. De más está decir que las tachaduras y enmiendas están prohibidas en este tipo de documentos.

Descubre en este artículo más consejos para hacer una carta de presentación

carta de presentacion para un trabajo

Tipos de carta de presentación

Carta de presentación como respuesta a una oferta de empleo

Esta es la carta que redactas cuando deseas responder a cualquiera de las ofertas de empleo que se publican a través de diversos medios.

Digamos que se trata de una carta “reactiva”, porque solo la preparas después de enterarte de alguna convocatoria. Es por ello que requiere de gran especificidad, pues sabes a quién va dirigida.

Si no conoces con detalle aspectos fundamentales de la empresa que la recibirá, entonces debes dedicarle tiempo a indagar sobre su cultura organizacional y específicamente a qué se dedica.

Carta de presentación laboral como espontánea o autocandidatura

Es la opuesta a la anterior porque es proactiva. No hace falta que haya alguna oferta laboral para que decidas enviarla.

Sucede que a veces querrás ofrecer tus servicios y dar a conocer tu Curriculum Vitae. En este caso la carta de presentación resulta vital, pues en ella puedes manifestar tu interés por formar parte de una empresa sin que alguien te lo pida.

El resultado puede ser que la organización en cuestión valore con especial atención el hecho de que alguien quiera trabajar con ellos.

La principal desventaja de redactar este último tipo de carta motivacional, es que, si envías a diversas empresas, te tomará mucho tiempo adecuar tu oferta para cada una. Entonces puedes incurrir en el error de hacer una genérica con menos posibilidades de dar en el blanco.

A quién va dirigida la carta de presentación

La carta de presentación laboral para una empresa debe ir dirigida a una persona en específico. En este caso, el encargado del departamento de RRHH. Esta información no siempre es accesible para todos, así que lo conveniente en ese caso, es que la dirijas a la empresa con su nombre respectivo.

Como última recomendación, evita las cartas genéricas del tipo: “a quien pueda interesar”, entre más auténticas y personalizadas sean estas mucho mejor.